La pintoresca ciudad de Ternópil se encuentra en el río Seret y es una de las más grandes del oeste de Ucrania. Fue fundada en el siglo XVI como ciudad-fortaleza por el hetman Jan Tarnovsky. En diferentes épocas, pasó bajo la administración de Rusia, Austria y Polonia, lo que influyó en la formación de sus tradiciones culturales. La urbe aprende a mostrarse al mundo como un destino turístico y tiene cosas para ver. Parece pequeña y poco poblada, pero es su gran ventaja. Esta ciudad acogedora está lista para ofrecer todas las condiciones para unas vacaciones emocionantes.

¿Por qué ir allá? Para pasear por el pequeño centro histórico de la urbe, tomar café o cerveza en la orilla de un estanque, visitar los elegantes restaurantes con estilo, admirar a las chicas guapas, disfrutar de las luces de la ciudad nocturna y un ambiente especial y positivo, dar un paseo en taxis casi gratis y, si alcanza el tiempo y el dinero, visitar algunos sitios de interés en la Región que es famosa por su gran cantidad de castillos.

¿A dónde ir? Bueno, p. ej., a la Isla de los Enamorados en el Estanque de Ternópil, uno de los lugares más románticos de Ucrania. La ciudad acogedora, llamada en broma la “Gloriosa ciudad de Ternópil.¡Cuidado que te puedes enamorar!”, no puede evitar convertirse en algo especial para los turistas. Es una ciudad en la que se quiere... estar.

disfrutar de las luces de la ciudad nocturna y un ambiente especial y positivo, dar un paseo en taxis casi gratis y, si alcanza el tiempo y el dinero, visitar algunos sitios de interés en la Región que es famosa por su gran cantidad de castillos.

Son sencillamente obligatorias para ver la más antigua Iglesia de la Exaltación (XVI), la Iglesia de la Natividad de Cristo (XVII), la majestuosa Catedral Dominicana (XVIII) de estilo barroco, el Castillo de Ternópil (XVI), el Museo Histórico y Memorial de Presos Políticos, la Plaza del Teatro, así como los llamados Campos Elíseos, el Parque “Tarás Shevchenko” y el Parque “Topilche”, donde se pueden ver ciervos blancos y faisanes.

Las atracciones de la ciudad son la historia viva y la actualidad. Reflejan los tiempos de la antigüedad heroica y los intereses de la gente moderna que crea nuevos objetos de arte y entretenimiento en la urbe: la escultura que se llama “Un Par de Grullas” (los habitantes dicen que, quien toque la grulla, seguramente se repondrá en la familia); el Taller Étnico “Kozá Derezá”, donde se puede comprar o hacer con sus propias manos un regalo original y ecológico; el Parque Acuático “Limpopó” y el Centro de Hielo “Esquimal”. El único restaurante-museo “Molino Viejo” no sólo es famoso por su cocina muy sabrosa y barata, sino también por las formas fantásticas que se asemejan a las obras del famoso Antonio Gaudí. En la entrada hay incluso una piedra traída de la casa del famoso arquitecto catalán.